domingo, 29 de septiembre de 2013

Un país sobre railes


La verdad es que no se me ocurre un título para la entrada mejor que este pero es que realmente me ha sorprendido que en Japón uno de los medios de transporte destaque por encima de todos los demás: el tren.


Antes de hacer este viaje (que poco a poco se acaba) ya había leído sobre este tema en muchos medios pero, como se suele decir, hasta que uno no lo ve con sus propios medios no se lo cree al 100%. Es impresionante como en Japón todo parece construido más bien alrededor de las estaciones de tren o metro y estas son el núcleo de muchos distintos distritos o barrios, el movimiento de gente parece casi infinito y serán pocas las estaciones que habré visto vacías, por no decir ninguna.

Junto con mis amigos habremos hecho trayectos tanto en trenes normales como en líneas de alta velocidad (llamadas Shinkansen) y es impresionante la atención por el cuidado en estos sitios y la cantidad de detalles que pueden sorprendernos en la estaciones, sólo diría que están por mejorar las indicaciones para saber que tren coger para llegar a tu destino puesto que no en todas está clara la dirección del tren o las paradas que va a realizar hasta que estas dentro del vagón.

Detalles como el silencio perpetuo de los japoneses que parecen centrarse más en sus móviles, libros o consolas portátiles para no molestar a nadie, personas durmiendo plácidamente en los trenes y levantándose justo en su parada gracias a las tonos musicales distintos que tiene cada parada, las indicaciones en los suelos para saber donde va a parar cada vagón y el respeto de los japoneses tanto a las personas que salen del tren como a las colas que se forman para entrar posteriormente, los paisajes que van desde las grandes urbes hasta las zonas verdes más bellas, estaciones enormes llenas de tiendas y mas tiendas para comprar de todo, el hecho de que muchos de los trenes tienen un mecanismo para cambiar las posición de los asientos para adecuarlos a la dirección que va a tomar la máquina en su próximo destino y muchos otros detalles son los que sorprenden y hacen que los trayectos sean algo especial.



Un consejo final: seguramente esto lo habréis leído ya, o os lo habrá comentado alguien alguna vez, pero si algún día vais a viajar a Japón no os olvidéis de comprar en una agencia de viajes el bono de transporte para turistas llamado Japan Rail Pass. Sólo puede comprarse en el país de origen (estando ya en Japón creo que es imposible hacerlo) y aunque no sirve para muchas líneas de metro y autobús realmente si programas tu ruta con cuidado (muy útil la app para smartphone HYPERDIA) y utilizas principalmente el tren para moverte por el país puedes hacer todos los viajes que necesites para llegar a tu destino si necesidad de pagar un Yen más. 

A mi de siempre me han gustado mucho los trenes y desde luego aquí en Japón no iba a ser menos y he disfrutado mucho cada trayecto, aunque en algunos me dormía por el cansancio y después mi cuello sufría las consecuencias ><, por lo que no puedo más que recomendar este medio de transporte como el más adecuado para moverse por el país, desde luego las vistas merecen cada segundo que pasas en el tren.



Ranking medios de transporte:

1º Shinkansen (tren de alta velocidad) - rápido y cómodo - 9
2º Tren normal - gran número de líneas/destinos - 8
3º Autobuses - quizás algo complicados a la hora de pagar el billete pero muy cómodos y con muy buenas indicaciones para llegar a tu destino - 8
4º Líneas de metro - en general mejor señalizadas que el tren normal pero muy saturadas en según que momentos del día - 7
5º Taxi - aunque no los hemos llegado a utilizar si me fije en los precios y son bastante elevados, sólo para emergencias - 6

viernes, 27 de septiembre de 2013

Recreativos random japoneses



Tras unos días flipando con Kyoto y sus templos, hoy hemos salido a cenar fuera por Osaka. Queríamos probar sushi del bueno, del que te preparan al momento tras la barra y no me ha gustado nada, llevaba ya wasabi, que lo odio, y no soy muy fan del pescado y menos si está crudo...

Tras la cena exótica decidimos ir a unos recreativos que tenemos cerca del hotel. Entramos y comenzamos jugando a esta máquina recreativa de percusión repleta de canciones J-Pop, música clásica y hasta dupstep!!! Dany y yo lo hemos dado todo!


Tras una actuación épica en la que tuvimos nuestro público que nos aplaudía y todo, vamos a ver cuanto cuesta la bolera, que estaba en la planta de arriba, cuando nos  damos cuenta que estamos en un edificio gigante que tiene de TODO.


Sí señores: billar, ping pong, fútbol, tenis, basket, patinaje, tiro con arco, bolos, baseball, karaoke... de todo!!! pagas 1400 yens (unos 12€) y tienes 90 minutos para hacer lo que te de la gana. 

Para empezar me he montado en un toro mecánico, ya que no lo había hecho nunca, y me he dado una leche legendaria, que está grabada en vídeo pero que no veréis nunca xD

Luego ha sido el tiempo del billar...


del minigolf...


del tiro con arco... 


del ping pong loco...


y os dejo fotos de cosas que había que no nos ha dado tiempo a probar...





Todo esto en un sólo edificio... no dejábamos de flipar. Por cierto, había grupos de japonesitas jugando al voley a las 12 de la noche, lo típico...

Este país no va a dejar de sorprendernos hasta el último momento... y ya nos queda poquito :(

En fin, un saludo para todos y nos seguimos leyendo!! 

martes, 24 de septiembre de 2013

Bye Tokyo. Arigato Gosaimasssss ^_^



Bueno, se acabó lo que se daba, hoy partimos hacia Osaka dejando Tokyo atrás. Han sido 6 días intensísimos en los que hemos podido ver zonas muy frikis (Akihabara o el Tokyo Game Show)


Impactantes (el Sky Tree, el Tokyo Gocho o la isla de Odaiba) 


y más tradicionales y especiales (Un Onsen en Nagano, los monos de la nieve, el Buda Daibutsu o los templos de Zenarai Benzaiten), todas ellas distintas y con sus cosas. 


Algunas de las cosas que más me han llamado la atención de Tokyo:

La comida
De momento no he probado nada que diga, "¡Dios que asco!" Todo esta bueno, desde el plato más elaborado de un restaurante, hasta los Bentos (pequeñas bandejas que tienen de todo un poco) que te venden en un 7 Eleven. Puedes encontrar en estos de casi todo: Sandwitches, gominolas, bebidas y cosas mazo de bizarras como algas disecadas, tiras de carne disecadas y muchas otras cosas que no tengo ni idea que son (y que paso de probar para no jorobar la buena racha ;-P). El Ramen es  lo que más me ha gustado y es un plato muy divertido de comer. Es como una sopa de fideos que le echan carne, verduras, etc.... Al principio como buen novato usando los "Hashi" (palillos) te podía pasar de todo, desde que te tiras los noodles encima, o que salga un cacho de carne despedido dando a algún japo inocente en la cara (hahahaha tampoco ha sido eso ;-P), pero al final le terminas cogiendo el truco y te sientes mazo realizado cuando coges un cacho de alga con los palillos (yuhuuuuu). Ver a los japos comer Ramen es muy curioso. El ruido más molesto del mundo para nosotros, que sería el de sorber la sopa, aquí lo hacen tan tranquilamente cuando se trata de comer Ramen. Cuando van en grupos tienes una sinfonía de sorbidos a tu alrededor (hahahahaha).


La Gente
 "Hola soy un turista y estoy más perdido que un cura en la discoteca, ¡NECESITO AYUDAAAAA!" Esa es una frase típica cuando vas a un país totalmente nuevo, no conoces nada y no sabes hablar el idioma. Lo siguiente que puedes pensar es "Ok, seguro que hablan Inglés" ¡EEEEE! Primer error, son muchos los japoneses que no saben hablar inglés, haciendo que la comunicación sea un poco complicada, pero lo que mola es, que aunque no sepan, ¡ponen mucho empeño por entenderte y ayudarte! También siempre que se lo pides te echan un cable:
Ayer fuimos a un Onsen por la zona de Nagano (esta a unas 2 horas en tren hacia el norte de Japón) y cuando llegamos, teníamos que coger otro tren y la verdad es que estábamos un poco perdidillos ^_^, pues resulta que se nos acerco un hombre de avanzada edad y nos preguntó en inglés hacia donde queríamos ir y nos ayudó a comprar los billetes y a encontrar nuestro anden. Ha sido lo más parecido a tener un abuelo en Japón hahahahaha. También llama mucho la atención los japos que se ponen a grito pelado a anunciar cosas en la calle. Cogen un micro y , ¡hala! , a hacer ruido. También es divertido entrar en sitios y ver que algunos dependientes que están respondido género y que parecen hablar solos, pero en realidad están anunciandote sus promociones y algunos productos que tienen para vender: muy loco todo. También se fían de todo el mundo, dejan sus bicis por la calle sin seguros, se dejan las maletas encima de un banco y las dejan, dejan sus carteras en una encimera mientras se van a coger otra cosa más del 7 eleven que se les habría olvidado, es FLIPANTE!
Han habido muchas más anécdotas, pero ya en otro momento (me estoy enrollando como las persianas y se me esta acabando la batería el teléfono ^_^)


• Arquitectura
Es lo que tiene ser un friki de los edificios. Las construcciones que tienen en Tokyo son increíbles, desde el diseño, hasta la funcionalidad pensada en todo momento a aguantar terremotos. En nuestra segunda noche sufrimos un terremoto de magnitud 5, y no os voy a engañar, ni me enteré (estaba sopa del todo). Otra cosa que me pareció curiosa es que todos los edificios tienen que guardar una distancia entre ellos por el tema de los terremotos, y resulta muy curioso dado en un lugar donde se exprime el espacio que ni te imaginas. 


Los monumentos también son preciosos. El templo de Asakusabashi, era increíble. Se notaba que lo habían restaurado hace poco dado su intenso color rojo, y no te imaginas eso en medio de una zona llena de comercios y tiendas (que al final descubres que en Tokyo, TODO son tiendas y grandes centros comerciales). 


En las zonas más tradicionales, si que hay templitos y zonas dedicadas a la oración. Son zonas místicas en las que te encuentras muy a gusto, tienen magia, fuerzas de la naturaleza que no se pueden explicar. Y si a esos templos les añades que algunos tienen estanquecillos con Cois gigantes entonces es "Perfecto".



También hay cosas que no echaré de menos de Tokyo:
El metro petado hasta arriba, el calor húmedo sofocante e irritante (que te escuece cuando llevas varias horas andando) y los bichos que son grandes, muy grandes, LA HOSTIA de grandes.


Ahora estamos ya en el Shincansen (tren bala) de camino a Osaka a por la última parte de nuestra aventura Japonuda, y os dejo una foto del Mt. Fuji a 260km/h


Que la disfrutéis 

¡Nos leemos pronto!

Adiós Tokyo


Hola!

Lo primero, perdón por no haber escrito mucho, pero es que llego al hotel cansadísimo y os soy sincero, no me apetece mucho escribir xD

Escribo esta entrada cuando vamos rumbo a Osaka, y ya nos hemos despedido finalmente de Tokyo, una ciudad que no ha dejado de sorprenderme a cada paso que daba.

Os sigo siendo sincero, lo hablé con bastante gente antes de venir, mi mayor motivación de este viaje era Kyoto, sus templos y su parte más tradicional. Pensé que Tokyo y su masificación no me acabaría de convencer. 

No podía estar más equivocado. Es una ciudad increíble la mires por donde la mires...

...por arriba...


...a pie de calle...


...sus parques...


...sus cruces locos...


...sus rincones...


Podria haber hablado tambien de su comida, del transporte, de su gente... lo que sé es que dejo Tokyo enamorado de la ciudad entera, prometiendo que algún día volveré y recordando aquel cartel que nos recibía al llegar al aeropuerto que decía...


Tokyo tocará tu corazón.

viernes, 20 de septiembre de 2013

El barrio donde puedes encontrar casi todo: Akihabara


Creo que esta entrada la encontraréis en infinidad de blogs sobre viajes a Japón puesto que el barrio de Akihabara es uno de los más famosos de Tokyo pero he pensado que mejor que describir cada una de las tiendas lo mejor es contaros mis impresiones de este mítico lugar y algunas de las cosas de las cosas que podéis encontrar aqui.


Lo primero es decir que este barrio, como buen friki que soy, era uno de los destinos que más deseaba visitar en nuestro viaje a Japón y la verdad es que no me ha defraudo aunque siempre te lo imaginas de otra manera. 

Japón como buen país capitalista lleva las características de este modelo económico hasta cotas inimaginables y parte de esto se ve reflejado en el barrio de Akihabara. Un barrio en el que nada más salir de la estación de tren que te lleva hasta este distrito japonés te encuentras con un centro comercial tipo "Media Markt" o "Woxter", llamado Yodobashi Camera, con 8 plantas dedicadas a la electrónica de consumo donde es difícil no encontrar aquello que buscas porque tienen a tu disposición tanto las últimas novedades del mundo de la tecnología hasta pequeñas zonas "retro" donde se pueden adquirir piezas para ordenadores antiguos, por poner un ejemplo. Desde luego es fácil perderse por sus pasillos repletos de artículos y publicidad.

Siguiendo nuestro camino (según la ruta que sigáis se puede llegar al barrio desde distintos puntos) llegamos a lo que podría decirse que es el núcleo del distrito de Akihabara, una especie de calle principal (en Japón las calles no tienen nombre sino que todo se organiza por distritos y números, teniendo cada edificio un nombre) donde es tal la cantidad de carteles de anuncios que hay sobre los edificios que al principio puede abrumar y hacerte pensar: ¿por dónde empiezo? 

Yo pienso que lo mejor es empezar por un punto de la calle e ir recorriendo lentamente el barrio para ver que hay en cada edificio, siendo muy importante fijarse no sólo en las tiendas que están a pie de calle sino también en las fachadas de los edificios porque es allí donde encontrareis más información de que podéis encontrar allí dentro.

Llegados a este punto toca decir que en este mítico barrio del país del sol naciente uno puede encontrar casi de todo, hay  tiendas de varios pisos (bueno aqui casi todas las tiendas son de varios pisos) dedicadas a la informática, al mundo de la fotografía, electrodomésticos, tiendas y más tiendas donde comprar cómics manga o videojuegos, productos de segunda mano, móviles y smartphones, y un largo etcétera. Yo os aconsejo que si algún día viajáis a Japón y queréis visitar este barrio vayáis con las ideas muy fijas de que queréis comprar, porque sino vuestras carteras pueden sufrir las consecuencias, y que no tengáis reparos tanto en comparar precios, porque me he fijado que un artículo puede variar bastante de precio de una tienda a otra incluso estando separadas por muy pocos metros, como de no rechazar los productos de segunda mano porque los japoneses son muy cuidadosos con los productos y si por alguna razón han tenido que devolverlos o venderlos el estado de conservación es excelente y perfectamente podrían pasar por un artículo nuevo.

El barrio de Akihabara es un sueño para los amantes de los videojuegos y siempre se habla de este lugar como la "Meca" del ocio electrónico, porque hay que visitarla al menos una vez en la vida, ya que podemos encontrar tanto las últimas novedades salidas para las consolas de última generación como aquellos videojuegos retro que tan buenos ratos nos hicieron pasar de pequeños y, cómo no, salones recreativos de varios pisos donde poder echar una partida a títulos míticos de la historia del videojuego, algo que España con el tiempo se ha ido perdiendo. Lo único que tenéis que tener en cuenta para que la experiencia no se vea truncada es que, como os decía antes, tengáis claro que queréis comprar porque en el caso de los videojuegos hay muchos detalles que tener en cuenta: por las diferencias de región muchos de los juegos no sirven para las consolas que tenemos en España y a excepción de las consolas region free como Playstation 3 o Nintendo DS muchos de los títulos no podréis jugarlos en vuestras consolas, también tener en cuenta que los japoneses saben muy bien que significa tienen este barrio para los "jugones" y los precios en general son bastante elevados siendo aconsejable comparar bien las ofertas de las distintas tiendas, o si vais a visitar más lugares de Japón buscar en "Den-Den Town" en Osaka también puede ser una buena opción.

Bueno podría seguir escribiendo durante horas pero mejor os invito a que vengáis alguna vez en la vida a este barrio de Tokyo para disfrutar con sus colores, su iluminación nocturna con neones o simplemente con sus miles de detalles que es lo que realmente se recuerda al final.




Tokyo Mola Mucho



Y tras llevar 5 minutos intentando averiguar como se apaga la luz de la mesilla de noche, me pongo a escribir un poquillo más sobre nuestra aventurilla por tierras niponas.

Tokyo no se puede describir de otra forma que increíble, impresionante, mágico.... Un lugar que es un placer para los sentidos. 


Todo lo que comes esta bueno, todo te llama la atención, desde los carteles del metro, hasta las máquinas expendedoras pasando por sus barrios repletos de neones y carteles. 


El metro es toda una experiencia ya sea por el silencio más absoluto o bien porque puedes morir aplastado por una avalancha de japos corriendo por llegar a su trabajo. También los detalles son muy importantes en esta ciudad, todo sigue unas normas, un protocolo. Para subir las escaleras, tienes que ir a un lado y para bajar al otro. Para esperar a qué llegue el metro tienes que ponerte a la "cola" detrás de unas marcas que te indican por dónde va estar la puerta del siguiente tren que llegue y una vez estés en el tren, más te vale poner tu móvil en silencio, porque como suene veras 10.000 ojos clavando sus miradas en ti. 

La gente, aunque la mayoría no sepa hablar en inglés (o español), se esmera por entenderte y por ayudarte. También puede pararse alguno de repente y darte conversación durante más de 30 minutos (una experiencia muy muy rara y divertida que tuvimos en un templo). Pueden parecer fríos e impasibles cuando vas por el metro o andando por la calle, pero es sólo eso, una apariencia. 

También le tengo especial cariño a varios objetos que han intentado "matarnos" desde que hemos llegado:
Las barreras del metro que ansían partirte las piernas cuando no pasas tu SUICA (tarjeta para pagar el tren) correctamente, las puertas de los vagones del tren que se cierran sin importarles que esté medio cuerpo tuyo aún fuera del vagón, las puertas de los ascensores que no tienen sensores de presencia (porque son muy mainstream) y esa botellita de Dr. Pepper que puede explotar en tu cara y darte un pegajoso remojón ^_^. 

¡¡TOKYO

 MOLA

MUCHO!!



¡¡Nos leemos pronto!!


miércoles, 18 de septiembre de 2013

Por qué Tokyo no es nada Mainstream. Primera Parte



1.- Desayunar judías de soja fermentadas porque el colacao es demasiado mainstream.

2.- Paso de cebra en diagonal, porque uno recto es muy mainstream.

3.- ¿Quieres subir una foto a Instagram y no puedes? Claro! Cómprate una tarjeta para el 3G porque poner wifi gratis por las calles es muy mainstream. 

4.- Limpiarte el culo con un chorrito en el vater porque el papel es demasiado mainstream.

5.- Poner todos los centros comerciales gigantes en una sola calle porque repartirlos a lo largo de una ciudad es muy mainstream.

6.- Elegir la comida desde una máquina porque decírselo al camarero es muy mainstream.

7.- Que te explote un Dr. Pepper en la cara mola, que lo haga una coca cola es muy mainstream (dedicada a Borja ;-)

8.- Tienda de todo a 100 de 10 pisos mola, porque una de una sola planta es muy mainstream.

9.- Encontrarte con un compi del curro después de año y medio en Madrid es muy mainstream.

10.- Japos que te pillan por la calle y te hablan durante 30 minutos, porque hablar en el metro es muy mainstream.

11.- Dos trenes en la misma dirección
Mola, porque poner uno de ida y uno de vuelta es muy mainstream.

12.- Que te atropeye un japo en bici mola, porque tocar el timbre para que te apartes es muy mainstream.